Medellín es conocida como la ciudad de la eterna primavera. Así entre julio y agosto este título cobra sentido con la celebración de una de las tradiciones más bonitas de esta ciudad: La Feria de las Flores. Esta colorida celebración reúne durante 10 días a lugareños y turistas en una fiesta que busca recordar y exaltar los valores de Antioquia.

 

 

Esta feria tiene sus inicios en el año 1957 gracias a Arturo Uribe Arango, al que se le ocurrió invitar a Medellín a un grupo de silleteros de Santa Elena para que participaran en un desfile. Las primeras festividades consistían en desfiles de los lugareños con pequeños arreglos atravesando el centro de la ciudad. Con el transcurrir los años se ha convertido en uno de los mayores acontecimientos de Colombia.

Durante La Feria de las Flores se desarrollan muchas actividades, pero algunas de las más conocidas son: La Cabalgata, los tablados musicales por todos los barrios de la ciudad, los arrieros de mulas y fondas, el desfile de autos clásicos y antiguos por las principales calles de Medellín, entre otros. Todas estas actividades son acompañadas de música y bailes típicos.

Los silleteros: orgullo nacional

La principal atracción del festival es el desfile de silleteros, en el que participan campesinos que producen arreglos de flores y los cargan en sus espaldas en silletas. En cada una, que puede pesar hasta 70 kilos, se usan de 25 a 70 variedades de flores que exhiben con orgullo durante un recorrido de más de dos kilómetros. estos elaboran distintas composiciones inspiradas en paisajes, retratos, mensajes con valores autóctonos y cívicos o creaciones propias de los autores.

Feria de las Flores en Medellin

Estos llevan el nombre porque desde la época colonial los campesinos e indígenas llevaban en la espalda sillas o silletas de madera para transportar personas, materiales como el oro e, incluso, flores. Sin embargo, esta costumbre se perdió con la llegada de la mula de carga, pero posteriormente se perpetuó con la institución del desfile de los silleteros, quienes a partir de allí continuaron cargando a espaldas en silletas los preciosos arreglos florales de la actualidad.

Si tienes planes de visitar Antioquia te recomendamos que, antes de la celebración, vallas el corregimiento de Santa Elena para observar cómo se fabrican las silletas donde se colocan las flores durante la feria. El día del desfile es cuando el festival tiene más visitas; las calles se llenan de silleteros de todas las edades, ataviados con su poncho, su carriel y su sombrero aguadeño.

Como dato curioso, en el 2015 la Ministra de Cultura entregó a los silleteros de Antioquia la Resolución en la que se declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación.

La Feria de las Flores se ha convertido por derecho propio en el emblema de la ciudad de Medellín, y cada año toda Colombia espera con ansia la llegada de esta festividad para ver desfilar el orgullo de Antioquia: sus silleteros. Recuerda que para tours y actividades puedes visitar www.triptable.com